Hoteles cool de México

the-ritz-carlton-cancun

¿Recuerdan que en diciembre les conté sobre una plataforma padrísima que me ayudó severo con las reservaciones durante mis vacaciones? Pues para refrescarles la memoria me refiero a Trivago.com, ahí están los hoteles del mundo con las mejores tarifas.

Justo viendo lo que tienen, encontré hoteles padrísimos que además, son el lugar de nacimiento de algunas de las margaritas más famosas de México.

Empecemos con el Grand Solmar Land’s End Resort & Spa.

Éste maravilloso hotel se encuentra a solo 10 minutos caminando del centro nocturno de Ciudad del Cabo, y es lugar el lugar perfecto para observar las cristalinas aguas del mar, desde una playa privada con arena blanca. Los Cabos es increíble porque mezcla la playa y el desierto en un recorrido único y espectacular. La majestuosidad de las instalaciones y grandes jardines, te llevarán a un oasis donde relajarte será la única opción.

De éste paradisiaco lugar proviene la “Vida verde” Margarita. El nombre hace alusión a las iniciativas ambientales del hotel.

grand-solmar-land-s-end-resort-spa-los-cabos-los-cabos-mexico-112584-1

Grand Solmar Land’s End Resort & Spa, Los Cabos.

El Ritz- Carlton, Cancún es una opción clásica del caribe. Nombrado un Hotel 5 Diamantes AAA por 16 años consecutivos, cuenta con instalaciones de lujo y un excepcional servicio. Los huéspedes pueden relajarse frente a las hermosas playas o bien, comer de lujo e uno de los muchos restaurantes. El hotel cuenta con clases de cocina, degustación de tequila o yoga en la playa. Es una experiencia inolvidable.

Del azul turquesa de sus playas nace la Margarita Cancún.

 

the-ritz-carlton-cancun

The Ritz Carlton, Cancún.

Para concluir con las recomendaciones de lujo de hoteles en México, vamos a Vallarta. El Hard Rock Hotel tiene una hermosa playa, un diseño espectacular, moderno y elegante; además de incontables comodidades. En verdad un sueño hecho realidad. Sus grandes albercas y lujosos saunas permiten que te consientas y le des con todo al bronceado. En el anfiteatro exterior se realizan fiestas nocturnas súper buena onda. Es el lugar ideal para combinar el clima cálido de la región, con vistas escénicas paradisiacas, mientras disfrutas de la VIBE Margarita, originaria del hotel.

 

hard-rock-hotel-vallarta

Hard Rock Hotel, Vallarta.

 

 

Estos grandiosos lugares en la playa puedes encontrarlos en www.trivago.com.mx.

Asegúrate de revisar el portal antes de tu próximo viaje.

 

trivago

 

Descubrimientos por México

fortaleza

Pues bien, estuve de viaje casi un mes por lugares recónditos de la República Mexicana. Cabe mencionar que hace muchos años no viajaba con una mochila en la espalda, haciendo uso de camiones para transportarme. Vestido en jeans y t-shirts, usando tenis todos los días. Fue una experiencia que me remontó a tiempos más simples y me hizo muy feliz. Aunque, si les soy sincero, creo que será la última de éste tipo en mi vida.

Como quiera, ahí anduve. De entrada el viaje fue completamente inesperado. Cuando inició lo único que tenía era una vaga idea de romance (que no pasó), un boleto de avión redondo DF-GDL-DF del 17 de diciembre al 6 de enero, y la idea inicial de empezar la aventura en Nayarit. Y así fue, salimos de Guadalajara hacia Tepic para luego tomar un camión a San Blas.

San Blas es un pueblito increíble y súper buena onda. La gente es muy alivianada y el lugar es muy casual. Hay un hotel padrísimo, Garza Canela (www.garzacanela.com), donde pueden encontrar un restaurante súper bueno, echarse un trago u hospedarse durante su estancia. El Hotel Hacienda Flamingos, aunque no tiene página de internet si lo buscan en Google pueden reservar. Para muchas reservaciones yo usé Trivago (www.trivago.com), está muy buena la página y funcionó perfecto.

En San Blas fuimos a La Tovara, es un manglar espectacular. La vegetación cambia a lo largo del recorrido porque el agua cambia de salada a dulce. Hay un cocodrilario, entonces mientras recorres las aguas en la lancha puedes ver cocodrilos que llegan hasta los 6 metros de longitud. Están impresionantes, porque obvio el dude que maneja la lancha te acerca peligrosamente a ellos. Al final llegas a un lugar cercado donde puedes echar un clavado en aguas cristalinas con pececillos de colores o una tostada de ceviche con una cerveza.

 

 

alligator

manglares

 

Además, visitamos el Fuerte de San Blas, que fue de las primeras edificaciones españolas en el puerto, al igual que la iglesia del Rosario donde empezaron a evangelizar a las comunidades y fue punto de partida para misiones católicas.

Ahora quedan sólo los restos, pero vale la pena ir a caminar por el cerro. Eso sí, lleven repelente porque los mosquitos te acechan a cada paso.

 

fortaleza

El primer día fuimos a un bar que esta justo en una esquina de la plaza principal del pueblo. Se llama La Chopería, es como los de la cadena que encuentras en todas partes. Lo que me pareció absolutamente maravillosa fue su selección musical. Yo estaba en éxtasis absoluto, pura onda noventera. Pasamos ahí siete horas, así que pueden imaginar qué tan bien me la estaba pasando.

 

santiago

De San Blas puedes llegar a Mexcaltitán. Lugar donde los Mexicas se establecieron antes de salir a construir Tenochtitlán. Es un pueblito circular a la mitad de un lago. Tiene cuatrocientas casas únicamente, la gente vive de la pesca. Las edificaciones son sencillas y poco coloridas pero vale la pena recorrer sus muy bien planeadas calles y darse una vuelta en lancha alrededor de la isla. La gente es increíblemente amigable.

A pesar de que hay dos “hoteles”, no te recomiendo quedarte porque no hay mucho que hacer. Mejor sal temprano de San Blas y regresa, son dos hora más o menos de camino. Si te ofrecen pasar a comer a Santiago no aceptes. Los restaurantes son bastante limitados, aunque la pizza que comimos estaba bastante buena.

 

mazatlanNuestro siguiente destino fue Mazatlán. Para llegar tuvimos que pasar de nuevo por Santiago, donde neta no hay nada. Cuatro horas de ver el mismo mural de dos cuadros y muchos colores y tomar ready-to-drinks del Oxxo para pasar el rato.  Los murales representan la partida de los mexicas de Mexcaltitán y cuentan la historia de la fundación de Tenochtitlán, la conquista y la época actual.

Para serles muy sincero, no puedo decir que conocimos Mazatlán. No salimos de la misma cuadra. Decidimos descansar en el hotel, comer en los restaurantes de Zona Dorada y pasar el día echados en la playa. Estuvo riquísimo, aunque no llegamos ni al centro. El último día teníamos planeado cenar ahí pero se nos pasaron las copitas en la playa y pues… no pasó.

Hicimos un cambio drástico de clima y nos fuimos a Durango. La idea era llegar a Sombrerete, Zacatecas para ir a la Sierra de Órganos. Preferimos pasar una noche en Durango por aquello de lo inseguro de los traslados nocturnos.

Durango es una ciudad bastante linda. Esta muy bien cuidada y puedes pasar una tarde agradable recorriendo sus calles. Hay más cosas que hacer como visitar las locaciones donde filmaban películas de vaqueros o tomar un recorrido donde te cuentan leyendas. Nosotros no lo hicimos, pero es una opción.

durango

De ahí partimos hacia Zacatecas. ¡Qué bello estado! Al menos lo que conocí de él me encantó. Llegamos a Sombrerete…. Acabo de mentir, Sombrerete no me gustó, pero la Sierra de Órganos es una belleza. Pasamos horas caminando por el parque. Si van aseguren su regreso con el taxi que los lleve porque ahí no hay nada. Ni un puesto de quesadillas, algún tipo de líquido, nada. Menos un sitio de taxis (como yo imaginaba).

sierraorganos

 

Originalmente el plan era pasar tres días en Sombrerete pero cancelamos una noche y nos fuimos a Jerez. Muy bonito el pueblito. Pasamos la tarde caminando por jerezsus iglesias y después nos sentamos a fumar una hookah y tomar un trago en un barecito buena onda. Para cenar tienen que probar el asado de boda, plato típico del estado . Lo encuentran casi en cualquier parte y es delicioso.

Entre Jerez y la ciudad de Zacatecas están las ruinas mesoamericanas de La Quemada. Para llegar tuvimos que ir a Zacatecas porque nadie para a la mitad del camino. Como quiera pudimos dejar las cosas e ir al día siguiente. 31 de diciembre, las ruinas estaban cerradas. Pero ¡ojo!, no había nadie. Nadie, neta nadie. Cuando llegamos había coches detenidos frente a una pluma. Nosotros no teníamos vehículo así que pasamos la pluma caminando, esperando encontrar alguien que nos diera informes. Nadie.

Pasamos la caseta, llegamos al museo (cerrado por remodelaciones), nos metimos hasta le entrada de las pirámides y nadie nos detuvo. Pensando que violábamos leyes federales nos detuvimos ahí. No saben el susto al regreso, pues del otro lado de la primera pluma nos esperaban tres camionetas de policía. Por suerte llevaban a un “invitado del estado”, pero por un momento pensamos que iban por nosotros.

 La ciudad de Zacatecas me rayó. Limpia, conservada, iluminada… súper bonita. Fuimos a la minas, subimos al teleférico y paseamos por las calles; mientras más conocía más me gustaba. En año nuevo nos quedamos en el hostal, tenía una terraza con vista privilegiada. Los fuegos artificiales no pararon por más de 20 minutos. Tampoco los tragos. Conocimos gente súper buena onda. Fue un año nuevo muy distinto a los que acostumbro pero no por ello menos maravilloso. Me encanta año nuevo, me encantan los nuevos comienzos.

zacatecas

Yo tenía muchas ganas de ir al Hotel Quinta Real, está construido sobre una vieja plaza de toros y es muy bonito. Tristemente la comida del restaurante opaca por completo la belleza del lugar. Estuvo terrible, y crudo, no saben cómo lo sufrí.

Me despedí con dolor de Zacatecas. Nos dirigíamos ahora a Real de Catorce. Para lograrlo tuvimos que pasar por la capital de San Luis Potosí, tomar un camión a Matehuala y otro a Real de Catorce, además de un cambio de vehículo al final para poder cruzar el túnel. No imaginan el frío, adicional a las inmensas subidas por calles empedradas. Llegamos finalmente a un hotel hermoso “El Real”. La decoración del lugar es muy ecléctica pero le da un toque cálido y acogedor. El bar del hotel esta delicioso. Puedes pedir platillos simples para una cena ligera, yo pedí un Martini. Me urgía y se veía como el tipo de lugar que los prepara bien; no estuve equivocado.

Real de Catorce es hermoso. Caminar por sus calles, tomar un paseo a caballo hacia el pueblo fantasma o simplemente dedicarte a buscar vistas maravillosas es una gran forma de pasar el fin de semana. No fuimos a comer peyote pero hay recorridos ex profesos para ello. Los ofrecen a lo largo de la calle principal.

Yo, en cambio, me dediqué a comer los dulces típicos y la cajeta, ¡uff! Mi favorita ever.

De ahí regresamos a Guadalajara. La verdad me encantó el viaje, lo disfruté muchísimo. Fueron tantas emociones, fue muy reflexivo, muy motivante. Extrañé el DF como no se imaginan. Supongo que me he vuelto más citadino de lo que jamás pensé, pero fue una buena forma de conocer un México distinto. Algo de lo que pintan en los clichés internacionales. Claro, mucho más lleno de magia, historia y belleza.

Si quieren ver más fotos chequen mi Instagram @MarioByP