Y cómo saberse humano, vulnerabilidad.

diente-de-leon-caida-179770

Por @_DearMister

diente-de-leon-caida-179770

 

Les voy a contar un poco de dónde nace toda esta idea de hablar sobre la vulnerabilidad. Hace como tres años me encontré con un artículo en una revista digital anglosajona, donde acuñaban un nuevo término: flawsome. El término hace referencia a “flaws” o defectos y a “awsome” o maravilloso en inglés. Todo giraba entorno a las imperfecciones de las cosas y las personas, y cómo eran esas imperfecciones las que otorgaban un cierto grado de belleza, empatía y calidez a la persona u objeto.

Decía que nos es más fácil relacionarnos con algo imperfecto por sentirlo más humano y entonces encontrar puntos de convergencia donde no se sintiera inseguridad.

Me puso a pensar en las máscaras que utilizo con recurrencia. ¿Por qué siempre buscamos la perfección si es todo lo imperfecto lo que nos acerca con la gente?

Es común pensar que si mostramos esa parte real, humana y sensible, alguien tomará provecho de ello. Quizá creemos que será más fácil que nos lastimen, o que puede confundirse con debilidad.

Todas las premisas anteriores son ciertas. Es verdad, la vulnerabilidad nos expone. Muestra nuestra naturaleza, nuestras carencias y nuestros sentimientos. Puede mostrar lo más bonito de nosotros y también nuestros más grandes miedos. Esos que ocultamos por creer que nadie podría amarnos si lo supieran.

Ahora, retomando mi nueva obsesión por los TED Talks, en diciembre conocí a alguien padrísimo que me enseñó un video que resume perfecto lo que quiero decir (les dejo la liga por si quieren verlo TED Talks, Brene Brown- Vulnerability. Una investigadora social pasó seis años descubriendo la verdad sobre la vulnerabilidad y por qué la necesidad del ser humano de conexión. En realidad esto me hizo reforzar el pensamiento de que vinimos aquí, a este espacio físico, a esta dimensión específica, a amar. A conectar con alguien, con más personas, con el entorno. Somos seres vulnerables porque somos seres sociales. Somos frágiles porque requerimos cuidado, y eso no tiene por qué causar vergüenza.

 

Esa pena que nos da la falta de perfección es ilógica y completamente fundamentada en nuestras propias inseguridades y miedos de no ser suficiente. ¿Suficiente qué? Suficientemente guapo, suficientemente inteligente, suficientemente flaco, suficientemente simpático. Y esto va en relación a los parámetros y factores impuestos, no necesariamente a lo que será suficiente para conectar con alguien más.

La realidad es que para conectar con alguien más lo único que necesitas es ser vulnerable. Ser real, honesto y genuino con quien eres. Con lo que quieres, con lo que te duele, con lo que sueñas, con lo que vives.

Yo no creo que sea más fuerte el que lastima, yo creo que es más fuerte el que aguanta. Quien perdona, quien crece, quien sobrepasa sus miedos, quien se entrega y quien se arriesga. Usando mi historia como ejemplo, muchas veces me han lastimado. Intencional o no intencionalmente, no importa. Me han lastimado y mi reacción siempre ha sido la misma, reconocer que me duele. Hay dos formas en las que esto puede suceder. Una reconociéndolo contigo mismo y otra reconociéndolo con alguien más, especialmente con quien te ha hecho daño. Y ahí se dificulta la cuestión. Yo soy de los que enfrenta y mis amigos siempre he dicen “si le dices algo le vas a dar mucha importancia”, ¿y qué chingados? Fue importante, para mí fue importante.

Ojo, esto no es una invitación a ser hipersensible y sobre todo no es una excusa para ser dramático. Ser vulnerable es aceptar lo que duele y por qué duele. Es procesarlo para dejarlo ir. Es conectar de una forma intima y honesta. No necesariamente en una relación de pareja, en cualquier relación. Con quien tú elijas que vale la pena conectar.

Es compartirte, compartir tu humanidad con la de alguien más. Es contar tus más valiosos sueños, es llevar tu realidad a los ojos de alguien más.

Ser vulnerable nos hace ser humanos. Nos hace ser superhéroes. Nos obliga a crear desde un punto real porque haces todo de corazón, sin agendas ocultas, no más porque te nace. Y eso, eso es lo más bonito que puedes darle a alguien. La posibilidad de conocer tú vulnerabilidad. Les garantizo que lo que se hace de corazón, no falla. Seamos más vulnerables y a ver qué pasa.

Gracias por leerme. Por favor háganme saber sus dudas, aclaraciones o comentarios a @_DearMister. Me dará harto gusto saber de ustedes.