Emotional Cheers

goldfish jumping out of the water

por @_DearMister

 

Como les he dicho en ocasiones anteriores, estoy pasando por un momento de readaptación. Eligiendo qué quiero y cómo voy a dirigir mi vida. A lo largo de éste trayecto he descubierto muchas cosas sobre mi. Preferencias laborales, sentimentales y sobre todo de pensamiento. Cómo pienso en referencia a los factores críticos de mi vida me han llevado a una búsqueda de libertad mental.

 

Para ello he tenido que atravesar muchos miedos, inseguridades y lanzarme en una aventura introspectiva que me ha dejado una conclusión: soy responsable de mi y lo único que se atraviesa en mi camino al éxito, soy yo.

Creo que es una constante verte o ver a gente a tu alrededor que no logra lo que quiere. Es común vivir diciendo “quiero” sin tomar en cuenta lo que se requiere para lograr las metas establecidas. Es más, me atrevo a decir que existe como mayoría, gente sin metas específicas. Vivimos buscando algo más de lo que tenemos y eso conlleva una deuda sustantiva. No sólo en cuestiones monetarias sino emocionales, literal, “vivimos de prestado”.

 

En mi opinión personal esto se debe a la procastinación. Un hábito- por no decir vicio, terrorista que conduce a postergar las acciones. Hacer la tarea el domingo en la noche, pagar los recibos de servicios uno o dos días antes del corte, comprar a meses sin intereses… no tomar acción. Quizá es una cuestión cultural en el país, existen un sinfín de dichos que confirman mi teoría. Sin embargo, creo que es una responsabilidad personal la decisión de actuar o vivir detenidos.

goldfish jumping out of the water

Generalmente, las limitantes son el tiempo y el dinero, ambas completamente manejables. El punto es abrir la mente a la posibilidad de que existen muchas formas de vencer las limitantes. Por ejemplo, “no tengo tiempo” se resuelve apagando la tele, evitando las siestas o siendo mejor organizado. “No tengo dinero” apela a la poca capacidad de abundancia. Hay muchos métodos para generar ingresos, no únicamente un trabajo de 9:00am a 6:00pm. Es cuestión de ser más inteligente, de trabajar de forma inteligente. Pero no, procastinamos vacaciones, tiempo con la familia, pareja o amigos. Procastinamos elecciones de vida. Nunca habrá un momento adecuado para nada, eso es inevitable. El cambio y el tiempo también lo son. La idea es tomar la batuta y elegir una dirección específica. Actuar, actuar, actuar.

 

En realidad yo creo que es una pereza sustantiva por cualquier cosa que requiera de un esfuerzo adicional. Analiza si tienes la pareja que te gustaría, el trabajo de tus sueños, el cuerpo que te hace sentir cómodo, una casa de revista… no sé, cualquier meta que haya salido alguna vez de tu boca.

Llega diciembre y emanan propósitos de año nuevo, como si el nuevo dígito trajera consigo una varita mágica para resolverlo todo. Y así pasa año con año, vuelve diciembre, nuevos propósitos y los del año pasado ni figuran en tu cabeza. ¿Qué querías cuando eras niño/a? ¿Eres lo que imaginaste?

 

Entiendo lo mucho que afectan las circunstancias y las vivencias personales y aquí es donde quiero enfatizar. No se trata de lo que fue, de lo que pasó, de quién se fue. Eres tú. No hay culpables o responsables fuera de quien ves en el espejo por las mañanas. Tú eliges lo que te afecta, trastorna o alegra. Lo que te motiva, lo que te mueve y lo que te hace soñar. Porque trabajas, lo que sueltas o sigues cargando.

 

Cuando he tenido ésta conversación con distintas personas la pregunta siempre es “¿y cómo le hago?”, “no es tan fácil.” Mi respuesta siempre es “¿por qué no?”. ¿Por qué prefieres seguir en lo mismo si claramente no esta funcionando?, ¿qué necesitas para avanzar?, y si no eres tú, ¿quién?, si no es hoy, ¿cuándo?

 

En mi experiencia, algo que me ha ayudado mucho, es elaborar un visual board, o tablero de visualización. Ahí pongo mis metas de todo tipo, desde lo más banal hasta lo más profundo. Pongo cuándo voy a lograrlo y qué estoy dispuesto a pagar. Ojo, no hablo de cuestiones monetarias, todo tiene un precio y éste varía dependiendo de la meta. No es una cuestión onírica ni es “el secreto”, es simplemente tener una dirección. Metas claras de qué y cómo lo quiero. Qué se requiere de mi y fechas específicas para lograrlo.

 

Si quieren hacer uno mi mejor sugerencia sería:

  • Empieza con lo más básico para ti.
  • Paga tus deudas. (económicas y emocionales)
  • Ponte metas reales, medibles y alcanzables.
  • Se lo más específico que puedas.
  • Considera el tiempo.
  • No te malviajes por lo que no has logrado. Reconócelo y genera mecanismos para lograrlo.
  • Enfócate y considera tu entorno.
  • Olvida el miedo a soñar en grande.
  • No te compares con los demás.
  • Se increíblemente honesto pero no seas duro al juzgarte.
  • Negocia sinceramente.
  • Recompénsate por lo que sí haz logrado.

 

El verdadero límite de tu mundo esta en tu mente.

 

 

 

Gracias por leerme. Por favor háganme saber sus dudas, aclaraciones o comentarios a @_DearMister. Me dará harto gusto saber de ustedes.