Desnudo masculino, prejuicios

Desnudo masc

El pene, ¿por qué cuando sale causa revuelo?

Es cierto, vivimos en una cultura centrada en el falo. Desde cuestiones heteronormativas, hasta el uso regular del lenguaje, gran parte de las percepciones positivas se relacionan con ideas de virilidad. “Está padre, es bien verga, no seas puto o pareces niña” son algunos ejemplos del uso común de idioma reforzando la masculinidad como género superior.

Aun así, cuando se trata del objeto específico, el falo aun causa revuelo. Los hombres no podemos siquiera mostrar las piernas tan habitualmente como lo hacen las mujeres. Los desnudos masculinos en el arte o los medios son menos comunes que los de las mujeres y a la fecha siguen causando estragos sociales. ¿Qué tiene el pene que causa tanto miedo?

 

La sociedad, como un secreto a voces, premia a los hombres afortunados de tener una gran “masculinidad” (no es broma, el término se utiliza a la fecha para referirse al pene). “El tamaño no importa” y otras falacias se cuelan en un sinfín de conversaciones, la curiosidad existe, pero a fin de cuentas, ¿quién podría admitir que tiene un interés por la verga?

 

Desde siglos pasados, la mujeres tuvieron prohibido manifestar un interés sexual por los hombres. Era mal visto- me gustaría pensar que ya no lo es pero tengo mis dudas. Los hombres no podían ser considerados atractivos. Al inicio de la fotografía los hombres heterosexuales manifestaron su inconformidad por ver desnudos masculinos retratados, y apelaron a la regla de que las mujeres no se interesaban de esa forma en los hombres para castigar la documentación del desnudo. Eso sí, los desnudos femeninos y algunos con tintes de pedofilia eran socialmente aceptados.

 

Poco a poco hemos avanzado en cuestiones de equidad de género. Sin embargo, hay tabúes que siguen vigentes. Quizá porque nadie se da cuenta de la relevancia que tiene o cómo es que afecta la “tolerancia” al tema. Podemos llegar a pensar que se ha ganado la batalla, que la equidad de género existe, que el feminismo ha logrado su cometido. Pero no… lamentablemente no es así.

Si bien en ciertas zonas del Distrito Federal es mucho más común vivir en pluralidad, el resto de la ciudad y el país no necesariamente siguen en el mismo tren.

 

Yo no me considero un experto, ni me atrevería a entrar en cuestiones más profundas sobre equidad de género. Simplemente quiero expresar mi opinión para incentivar el diálogo sobre la verga. ¿Por qué hoy más que nunca famosos, no famosos, fotógrafos, artistas, y cualquier persona con un teléfono con cámara tiene la tendencia de mostrar o ver el pene? ¿Qué se oculta detrás de la necesidad de desnudez masculina?

El morbo nos ataca como aguijones, y a pesar de querer saber más sobre el tema no nos atrevemos a preguntar. La exposición de desnudo masculino que hubo en el MUNAL hace poco, fue víctima de censura en la famosa red social de Zuckerberg, a pesar de ser una compañía abiertamente plural. Las fotos de Justin Bieber causaron un revuelo tal que su papá tuvo que salir a defenderlo (si sus argumentos ayudaron en algo o no es otro tema), los desnudos masculinos en televisión y cine cada vez son más frecuentes. Modelos, artistas que visten el pene como personajes, hombres que han hecho de su falo una historieta, un pintor que lo usa de pincel, y miles de fotos en Instagram dedicadas al pito inundan la red. Básicamente, todos están enseñando el chile. ¿Y por qué no lo haríamos?

 

La libertad de la desnudez ha sido por mucho tiempo exclusiva de las mujeres y no se vale. No se vale que los hombres no podamos ser objetos de deseo. Y no únicamente en la comunidad gay. ¿Por qué una mujer no puede decir que está caliente? ¿por qué un hombre no puede sentirse sexy? Vaya, ¿por qué un hombre no puede admitir la belleza de otro hombre? Nunca existirá equidad si no permitimos lo mismo para todos.

 

Seguramente alguien estará pensando “¿y por qué diantres yo quisiera ver el pito de un güey?”, mi respuesta sería tan simple como: por morbo, por curiosidad, por gusto. Porque en el fondo te lo estás preguntando. ¿La tendrá más grande?

Me da gusto pensar que estrellas porno han hecho colaboraciones para marcas de moda, como Colby Keller para Vivienne Westwood. La moda rompiendo con tabúes a través del escándalo es una cuestión histórica. Recordemos a Coco Chanel cuando liberó a las mujeres del corsé.

 

Creo que vivimos en una época de liberación, de oportunidades para ser en esencia. Por ello los invito a no relegarnos a las opiniones de las buenas costumbres y avanzar en plenitud a una era donde la aceptación del individuo por quien es sea valorada. Aceptación,  nunca tolerancia. Entendamos que los juicios morales no nos corresponden. Vivir diciendo qué esta bien y qué está mal genera brotes de violencia innecesarios.

 

El matrimonio y la adopción gay, el aborto, la eutanasia, la violencia de género son cuestiones complejas que merecen pensarse a fondo. Pero a fin de cuentas, si no eres parte de la población que lo vive tampoco tienes autoridad para juzgar y decidir sobre su vida, aunque por supuesto, tienes derecho a una opinión. Mi sugerencia, que tu opinión sea propia y con bases fundamentadas en la época que vivimos. No en religiones autoritarias que discriminan las diferencias.

 

Les dejo una cita anónima que me encanta: “Si nada nunca cambiara, no existirían las mariposas.”

 

 

Gracias por leerme. Por favor háganme saber sus dudas, aclaraciones o comentarios a @_DearMister. Me dará harto gusto saber de ustedes.

Escucha el programa completo: