LA FORMA DEL AGUA

Spread the love

Captura de pantalla 2017-06-28 a las 3.44.16 p.m.

Por: Kika Jurado

Guillermo del Toro ha sido fiel a los monstruos desde niño, incluso asegura que lo han salvado y absuelto en múltiples ocasiones. Las criaturas, las hadas, lás fábulas y el mundo entero de este cineasta tapatío lo ha colocado como una de las mentes creativas más importantes de la esfera fílmica internacional. Cintas como la aclamada ‘El Laberinto Del Fauno’ y la icónica ‘Cronos’, nos han sumergido en mundos complejos y asombrosos que nos refieren a su tan distintivo sello como realizador.

‘La forma del agua’ su más reciente película, cuenta la historia de Elisa Esposito (Sally Hawkins) una mujer sencilla que vive una vida rutinaria y simple en un departamento alojado arriba de un viejo cine durante la dura época de la guerra fría, su peculiaridad: es muda. Durante los días, disfruta de ver películas musicales con su vecino y durante las noches trabaja limpiando un laboratorio secreto del gobierno americano. Cierto día junto con su compañera de trabajo, Zelda (Octavia Spencer) descubren un experimento extraordinario: una criatura acuática humanoide que logra comunicarse con ella a través del mensaje de señas. El amor se da de inmediato y Elisa hace todo lo posible para pasar más tiempo con la criatura, sufriendo incluso los abusos de Richard Strickland (Michael Shannon), cabeza al mando del equipo de investigación.

 

La narrativa de este cuento de hadas es extraordinaria, la profundidad poética de esta historia de amor se complementa por las bases sólidas de su grandioso diseño de producción y la música del compositor francés Alexandre Desplat. La fórmula de esta fábula es tan universal que se siente familiar, la empatía por los amores imposibles sin explicación, la vulnerabilidad al fracaso social; pero más poderoso que esto, la analogía del miedo a lo diferente.

Aunque la belleza de la hechura y todo lo antes mencionado es irrefutable, la historia tiene un gran hueco y es la manera tan simplista de cómo se narra a los personajes, es decir, no hay grises si no solo blancos y negros, el director nos obliga a empatizar con los protagonistas pero no hay lugar para entender las motivaciones ni la psicología de los antagónicos, los villanos son muy villanos y los buenos son muy buenos, hay una reducción tan simplista de la sociedad de esa época que no deja cabida para un juicio independiente al espectador, logrando incluso que algunos diálogos se vuelvan planos y que incluso la película se sienta como una experiencia limitada.

Es clara la postura del director mexicano en contra del racismo y la xenofobia y más aplaudible aún la relevancia que ha tenido la cinta en el circuito de Festivales Internacionales de Cine, ganó el reconocidísimo León de Oro en La Biennale di Venezia, el Globo de Oro como mejor director y es un fuerte candidato a ser nominado en la próxima entrega de los premios Oscar®.

Guillermo del Toro se merece todo lo que está ganando, no solo porque su larga trayectoria y su genialidad indiscutible, si no porque sus películas protestan, hablan y enamoran, sin duda su cine trascenderá los acervos fílmicos internacionales y generaciones enteras hablarán de cómo un mexicano formó un universo tan único y fiel que servirá de referencia para los siguientes directores del género.

‘La Forma Del Agua’ se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Morelia y se encuentra en salas mexicanas rompiendo récords de audiencia.

Captura de pantalla 2017-07-27 a las 6.04.50 p.m.

Facebook:

https://www.facebook.com/RadioClickOficial

Twitter:

@Radio_Click

¡Comparte este artículo!